Monday, November 21, 2005

EYACULACIÓN RETARDADA

EYACULACIÓN RETARDADA
GENERALIDADES

Comencemos con notas varias y genéricas, en múltiples aspectos. Junto a la inhibición de la eyaculación y a la dispareunia masculina, la eyaculación retardada es una de las condiciones sexuales patológicas del varón poco frecuentes y que han recibido un menor bagaje de atención por parte de los especialistas.
La eyaculación demorada, aunque poco frecuente (como la inhibición eyaculatoria y la dispareunia masculina), represente un serio problema para los hombres que la padecen. Dicha disfunción representaría el reverso, la antípoda, el problema contrario a la eyaculatio praecox. Mientras que en ésta, como vimos, el hombre no podía controlarse el tiempo suficiente y el orgasmo sobrevenía demasiado pronto, en el problema que tratamos en el capítulo presente, el varón puede eyacular solamente después de un coito sumamente largo.
La eyaculación retardada, propiamente, puede considerarse ‑como se dejó constancia‑ el extremo opuesto de la eyaculación prematura, por cuanto el hombre consigue el orgasmo después de largo tiempo y
de esfuerzos considerables en el coito. En este problema, la excitación sexual es en extremo tardía, es decir, aparece solamente después de un tiempo lato de forzadas penetraciones por parte del hombre.
La eyaculación retardada guarda, con la inhibición de la eyaculación, una relación de grado o de severidad psicopatológica, existiendo paralelamente múltiples diferencias. Siguiendo a Masters et al (1.986), la inhibición de la eyaculación es una disfunción poco frecuente, que suele aparecer en los varones de menos de 35 años. Lo más normal, es decir en el 75% de los pacientes aproximadamente, es la inhibición primaria de la eyaculación, en la cual el hombre nunca ha podido eyacular dentro de la vagina. Por otra parte, está la inhibición secundaria de la eyaculación, que consiste en que el hombre anteriormente podía eyacular intravaginalmente pero no en el presente o bien lo hace de tarde en tarde.
Hay que indicar que tanto en la inhibición de la eyaculación primaria como secundaria, el hombre, por lo general, puede eyacular cuando se masturba (alrededor del 85% de los pacientes según varios estudios y nuestra propia casuística). Se constata que alrededor del 15% de los sujetos, nunca han experimentado la eyaculación, ni por ellos mismos ni con su pareja, excepto en el caso de las poluciones nocturnas. Hay que decir también que, muy raramente, la inhibición de la eyaculación tiene un carácter situacional, es decir que se produce con una compañera sexual pero no con otra. En consecuencia, suele aparecer independientemente de la mujer con la que el hombre esté.
La inhibición de la eyaculación ‑en la cual ha de dejarse constancia que el hombre tiene una buena erección‑ suele proporcionar a la mujer un gran placer en el intercurso, ya que permite coitos muy prolongados, de una hora o dos según los casos. Las mujeres al principio frecuentemente suelen sentirse admiradas por el gran control de su pareja. Sin embargo, en el momento en que la mujer descubre que el hombre no puede eyacular dentro de ella, su actitud frente a la conducta sexual del compañero suele cambiar. Lo que antes era una condición excelente puede verse ahora como un problema. En relación con ello, la reacción de la mujer puede ser variopinta: algunas llegan a pensar que su esposo o compañero no las encuentra atractivas sexualmente o que no disfruta del sexo. Nosotros hemos atendido algún caso en que la mujer creía que el hombre se guardaba de eyacular para no perder el deseo sexual y así poder relacionarse posteriormente con otras mujeres, posiblemente más apetecibles.
Frecuentemente, las parejas donde aparece este problema suelen venir a consulta debido a su intención de tener hijos, ya que en este caso, la inhibición de la eyaculación suele ser muy frustrante. Pero, además, con frecuencia aparecen acusaciones y reproches que pueden dar al traste con una pareja estable.
Al contrario que la inhibición de la eyaculación, la eyaculación retardada se manifiesta a cualquier edad, desde la adolescencia en adelante y es de 2 a 3 veces más corriente que la inhibición de la eyaculación (Masters et al., 1.986). Ahora bien, aunque también suele ser fuente de gran placer sexual, los períodos tan largos de coito suelen volverse incómodos para una mujer que no necesite tanto tiempo de estimulación sexual. En este caso, el hombre intentará eyacular, pero el tiempo del intercurso será siempre largo. Ante este hecho, hay mujeres que suelen ver con resentimiento las demandas sexuales de sus compañeros. La sensación que experimentan es comparable a la del hombre cuya mujer tiene muchas dificultades para llegar al orgasmo, es decir, cansancio, irritabilidad, pérdida del interés, etc.
Como en muchos otros casos, el lector debe estar informado de que hay que saber distinguir entre el problema clínico como tal y algún episodio esporádico en el cual el hombre no puede eyacular dentro de la vagina o necesita una gran presión o roce y fuertes movimientos de empuje para poder alcanzar el orgasmo. Esta dificultad ocasional es probable que le suceda a cualquiera en algún momento de su vida y no hay que preocuparse por ello. No es señal de trastorno sexual y muy a menudo se debe a la fatiga, a la tensión nerviosa, a una copa de más, al estrés, a la enfermedad, a un exceso de relaciones sexuales o al efecto de las drogas.
Nosotros, junto con otros autores (v., Masters et al., 1.986) hemos encontrado el caso de que el hombre sea incapaz de eyacular porque no le unen sinceros lazos sentimentales o afectivos con su compañera (por ejemplo, cuando se limita a hacer el acto sexual obligado por la presión de los amigos o en situaciones de infidelidad donde aparece la culpabilidad a causa del recuerdo de la auténtica pareja).
También es estos casos hay que discernir las causas orgánicas de la etiología emocional o psicológica que provocan su aparición. En el caso de la inhibición de la eyaculación, si el hombre consigue eyacular masturbándose pero no con su compañera, se puede aseverar con rotundidad que detrás del problema no hay ninguna causa orgánica, no existe ninguna alteración física directamente responsable. En cambio, cuando la incapacidad es total, incide a veces el consumo de drogas y los trastornos neurológicos (pero esto se daría, a decir verdad, en 1 de cada 20 casos). De otro lado, el 10% aproximadamente de los casos de eyaculación demorada se encuentran determinados por el consumo de drogas o el alcoholismo y, entonces, el 90% restante respondería a causas psicológicas, aunque no es infrecuente que, en principio, en problema se atribuya a una etiología física (v., Masters y Johnson, 1.970; Reckler, 1.985).
Hilando un poco más fino, se puede justamente argüir que cuando, tanto en hombres como en mujeres, aparecen dificultades en ocasión de alcanzar el orgasmo, en la base del fenómeno suelen encontrarse dos fenómenos psicológicos o actitudes, que son la distracción y el exceso de control (Musé y Frigola, 1.993).
Cuando la distracción es la causa de la anorgasmia, se refiere a que el hombre no se concentra en las sensaciones erógenas y no las potencia con la correspondiente implicación emocional. Por el contrario, su actitud suele ser de relativo desinterés, con una conducta no tan activa o enérgica como sería de desear.
En el varón la incapacidad eyaculatoria suele potenciarse con la edad, puesto que aumenta la tendencia a distraerse con asuntos ajenos a la estimulación sexual que recibe en el acto. De esta manera, tenemos que el hombre que a los 20 años es propenso a eyacular tardíamente, a los 40 le costará mucho más y a los 50 le será prácticamente imposible llegar al orgasmo. Paralelamente a tales dificultades, encontraremos que su interés sexual ha ido disminuyendo con los años y, de hecho, viene a padecer una especie de inapetencia sexual por habituación a la rutina sexual, que hace que el sexo le produzca escaso interés. Digamos que, en el acto sexual, su cabeza está, mas bien, en otros asuntos. También hay hombres que están tan pendientes de la satisfacción de su mujer, que se distraen del contacto consigo mismos, de sus propias sensaciones sexuales . En este caso existiría un celo exagerado por satisfacer a su pareja.
Según algunos autores, la segunda causa psicológica de la eyaculación retardada tiene su origen en un supercontrol o control excesivo de la respuesta eyaculativa (Musé y Frigola, 1.993). Este control exagerado hace que el frene el aumento natural de la excitación sexual que desemboca en el orgasmo. Posiblemente, tanto en el hombre como en la mujer, el susodicho hipercontrol encuentra sus raíces en el temor a ser espontáneo. Dicho control interferirá en el reflejo autonómico simpático, que es la base neural del orgasmo y este se retrasará o impedirá.
Se ha afirmado que, en el hombre, la ansiedad a perder el control dimana de la preocupación excesiva por complacer a su pareja (v., Musé y Frigola). Del mismo modo, a espaldas de este asunto puede darse la existencia de un conflicto moral, surgido de una educación marcadamente proscriptiva, prohibitiva y sancionadora sexualmente y de frecuente origen religioso.
Aunque pueda parecer una paradoja, la ansiedad por la preocupación sexual de la pareja o temor ante su complacencia sexual, puede provocar que el hombre padezca tanto de eyaculación precoz como de eyaculación retardada (Kaplan, 1.975; 1.981). Actualmente no se sabe la causa por la cual esto sea así.
Dicho esto, nos parece acertado abundar más sobre las causas y procesos psicológicos que pueden encontrarse detrás de la disfunción sexual que estamos considerando. Lo que digamos a continuación complementará cuanto se ha dicho sobre la distracción y el hipercontrol. En ocasiones, el hombre que ha podido siempre eyacular de una manera natural y satisfactoria, puede perder tal capacidad en virtud de una experiencia psicológica traumática. Aquí podemos referir el caso de un hombre cuyo pene no tenía grandes dimensiones y que desarrolló incapacidad eyaculatoria después de la burla por parte de una compañera ocasional. El problema se generalizó a su pareja y a cuantas mujeres pudo conocer posteriormente. En otro caso, el hombre no podía eyacular en el interior de su pareja porque sentía un gran desprecio hacia ella. Esta situación, curiosamente puede provocar problemas de potencia en un hombre y de orgasmo en otro.
En no pocos casos, las dificultades de eyaculación suelen aparecer ante el rechazo que el hombre suele generar hacia su mujer. La incapacidad para eyacular es simplemente un medio para rechazarla (Musé y frigola, 1.993). En otros caso puede existir el temor a embarazarla, la infidelidad del cónyuge o el peligro de interrupción del coito en una situación aventurada, por ejemplo, cuando se hace el amor en la casa paterna, cuando uno no es independiente (McCary, 1.980). Esta última circunstancia suele asociarse, en ciertos casos, tanto a la eyaculación prematura como a las dificultades eyaculatorias.
La ansiedad por el rendimiento, que ya conocemos sobradamente, también se encuentra detrás de esta disfunción sexual. Asimismo, en este caso, el hombre se preocupa por si le volverá a pasar, si no será capaz de eyacular en un tiempo razonable. Pero es curioso que esta misma ansiedad de ejecución y el desagrado ante la pareja pueden producir disfunción eréctil en un hombre, eyaculación precoz en otro o dificultades de eyaculación en un tercero. Según Kaplan (1.975) ‑y esta hipótesis parece aceptable‑ un hombre con exceso de control puede poner barreras a la eyaculación , mientras que en un hombre con problemas de potencia, lo que existiría sería una ansiedad tan elevada y penetrante que la erección devendría cosa difícil si no imposible. No obstante, estas hipótesis necesitan confirmación experimental y, por ende, no podemos decir, con certidumbre, cuales son las causas de que hombres con miedos y problemas similares desarrollen distintos tipos de disfunción sexual.
En cuanto a la terapia, decir que es muy semejante para la inhibición de la eyaculación y la eyaculación retardada. El objetivo de la misma es la intensificación de la excitación sexual para que el orgasmo se produzca en un tiempo prudencial. Siendo más específicos, el tratamiento consistirá en prestar gran atención a los aspectos o componentes psicológicos principales, junto con ejercicios de focalización sensorial, que tienen el objetivo de que el varón experimente una secuencia eyaculatoria escalonada, conforme a los siguientes pasos (Masters et al., 1.986):
1. En primer lugar, ha de conseguirse que el hombre eyacule a solas mediante la masturbación.
2. Uno vez conseguido lo anterior, se habrá de lograr que el hombre eyacule masturbándose en presencia de su compañera.
3. En tercer lugar, vendrá la eyaculación mediante estimulación manual u oral por parte de la mujer.
4. Finalmente y en cuarto lugar, se procederá a la estimulación vigorosa del pene por la compañera hasta el punto de inevitabilidad eyaculatoria y, en ese justo momento, se insertará el pene en la vagina.
En la gran mayoría de los casos, cuando el hombre ha eyaculado una o dos veces en el interior de su pareja, desaparecen por completo los miedos e inhibiciones (Masters et al., 1.986).
Evidentemente, acabamos de presentar un proceso esquemático, pero la realidad clínica es mucho más compleja y, en ningún momento, cuanto acabamos de decir puede servir como receta estandar para que una persona determinada se la autoaplique porque sencillamente, por sí mismo, no conseguirá los objetivos que se proponga. Hay muchos problemas asociados a la disfunción que se encuentran presentes y que, por su complejidad, únicamente con la actuación de un especialista van a poder ser resueltos.
Hay algunos casos en los cuales la secuencia eyaculatoria escalonada que acabamos de comentar no da resultado. Entonces, es conveniente que el hombre eyacule, mediante estimulación manual, en los genitales externos de la mujer. Muy posiblemente, después de haber visto el semen en contacto con los genitales de su pareja, la eyaculación intravaginal se produzca más fácilmente (Masters et al., 1.986).
Cuando el hombre puede obtener el orgasmo mediante la estimulación manual o bucal de su compañera, Kaplan (1.975) utiliza una técnica distinta de la empleada por Masters y Johnson (1.970) que es la que, a grandes rasgos, acabamos de elucidar. Se trata de la llamada maniobra del puente masculino. Es decir, la mujer estimula al hombre hasta el punto donde va a eyacular inevitablemente y, en este preciso instante, el debe penetrarla, y comenzar con los movimientos coitales, mientras ella continua estimulando el pene con su mano. Cuando está a punto de eyacular, el hombre le dirá a la mujer que suspenda la estimulación manual y proseguirá con sus empujes hasta que alcance el orgasmo. También en este caso, cuando la eyaculación ocurre intravaginalmente, gran parte de la ansiedad asociada con el problema desaparece y después de varios intentos exitosos, cada vez será necesaria una estimulación menor y un tiempo más corto para que el orgasmo ocurra normalmente durante el acto sexual.
Específicamente, Masters y Johnson (1.970) comunican una tasa de éxito del 82,4% en el caso de la eyaculación retardada. Como vemos, el porcentaje donde se soluciona el problema es alto. Como en otras disfunciones sexuales, también en este caso es condición indispensable la participación en la terapia de una mujer comprensiva, paciente y colaboradora.

BIBLIOGRAFÍA

ALARIO BATALLER, S. (1.991c): Análisis y modificación de conducta de un trastorno obsesivo‑compulsivo. "Cuadernos de Medicina Psicosomática, 19", 47‑54.
___ (1.993a): "Estudio de casos en terapia del comportamiento", Valencia, Promolibro.
KAPLAN, H. (1.975): "The illustrated manual of sex therapy", London, Souvenir Press.
___ (1.981): "El sentido del sexo", Barcelona, Grijalbo.
MASTERS, W. y JOHNSON, V. (1.970): "Human sexual inadequacy", Boston, Little Brown & Company.
___ et al. (1.987): "La sexualidad humana", Barcelona, Grijalbo.
McCARY, J.L. (1.980): "Sexualidad humana", México, Editorial El Manual Moderno.
MUSE, M. y FRIGOLA, G. (1.993): "Manual didáctic per al tractament de disfuncions sexuals", Girona, Mensana Publications.


20 comments:

Anonymous said...

Hola,

Me parece muy interesante este artículo. Me sucede que mi novio, de 28 años, solo puede eyacular mediante masturbación. Yo creo que es por un hábito adquirido, tal vez se ha acostumbrado al ritmo.

Hay varias cosas que pienso, por un lado a él le gustan los pechos grandes, los mios son pequeños (al igual que los pechos de sus antiguas relaciones). Tiene piel en exceso que le hace que el rozamiento sea menor.

Me gustaría saber cómo corregirlo, aunque no sea fácil, tengo muchos deseos de darle placer y que tenga relaciones sexuales satisfactorias.

Muchas gracias y un saludo.

Egosum said...

Busca un especialista, de orientación conductual; te ayudará mucho.
Slds.
S.

Anonymous said...

La verdad es que no sé muy bien a quien acudir: ¿sexologo, psicologo, psicosexologo?

Muchas gracias

Egosum said...

A un psicólogo conductual que sea sexólogo.
Slds.
S.

Anonymous said...

hola tengo 19,, años,, desde los trece,, que tengo problemas con la eyaculación, desde mi primera relación sexual... me costaba mucho eyacular,, para poder hacerlo habia la necesidad de estimulación oral, y manual durante un periodo bastante largo, como casi de una hora,, al principio lo veia como una ventaja, ya que podia hacer que mi pareja tuviese orgamos multiples, ademas hable con un sexologo,, y me dio varias formas,, de tratarme,pero ninguna me sirvio,, que otro de tratamiento puedo buscar, porque realmente ahora no me dan ganas de tener sexo por que ahora me cuesta mucho mas eyacular,, en algunos casos no lo hago.. pero la ereccion es firme,,y con las mastubación no tengo problemas.. gracias

Egosum said...

El tratamiento es el que, a grandes rasgos, apunto en este artículo sumario, el resultado es bueno y el sexólogo que tienes que consultar es de corte cognitivo-conductual. Lo que te pasa es característico de este tipo de problemas. Te lo ratifico, el resultado es bueno, lo que sucede es que, aún utilizando una terapia eficaz, las diferencias de un profesional a otro pueden ser más que apreciables.
Slds.
S.A.B

Anonymous said...

hola tengo 28 y la cosa es asi...

yo tenia un rendimiento normal como todo el mundo , eyaculaba sin mayores problemas hasta que tuve una pareja a los 23 , me enamore mucho pero despues la relacion termino...

a partir de ese punto , con la 1era chica que estuve note que no podia eyacular , pense que iba a ser pasajero pero pasaron 5 años y sigue lo mismo.

Quiero aclarar que ya supere por completo la separacion solo queria comentar ya que no es un detalle menor , desde cuando empece a fallar.

yo creo que se me volvio costumbre el hecho de no poder eyacular , y realmente me resulta muy frustrante......

alguna sugerencia? por favor responder lo valorare muchisimo

Egosum said...

El tratamiento, aunque bastante más complejo, es el que se indica arriba, para lo cual debes tener una pareja colaboradora y paciente y el resultado es bueno. La solución es que te trate un experto. Ahora la decisión es tuya.
Saludos.
Sr. Salvador Alario Bataller

Anonymous said...

hola
tengo poco mas de un año con mi novio yo siento que me quiere y me desea al igual que yo pero su penetracion dura una hora porque no termina y la mayoria de las veces eyacula en el ano. Yo de sentir placer paso a sentirme cansada de tener penetraciones por mas de una hora. Ustede cree q es eyaculacion retardada. gracias
atte DI

Anonymous said...

Muy instructivo! describe mi caso y cómo resolverlo. Hay por lo menos dos maneras para encarar esto, la terapia...y estar enamorado (estar sólo "caliente" puede ser riesgoso). Algo intermedio, pero igualmente bueno: una pareja comprensiva. Para que haya una mujer comprensiva tiene que haber un varón con capacidad de diálogo, de entrega y coraje para encarar miedos. Ah, esperen que vuelva a leer esta última parte, porque me toca...

Anonymous said...

Soy hombre de 33 que solo puedo eyacular si me masturbo bocaabajo frotándome contra la cama, no he logrado eyacular de otra forma. No he tenido mucha vida sexual, he tenido apenas un par de parejas y con ninguna he logrado eyacular dentro de ellas. Como no había pensado en tener hijos, no era un tema que me preocupara, pero si quiero tenerlos esta condición podría ser un problema. Ya había pensado que un primer paso sería lograr eyacular mastubándome con la mano, cosa que no he logrado hasta ahora, siempre me ganan las ganas de masturbarme bocaabajo. Usted que me recomienda, como ve mi caso?

Anonymous said...

HOla soy un hombre que no puedo llegar a una eyaculacion dentro de una mujer, unicamente sime masturbo, pero sin hacerlo no puedo, que me recomienda? mi pareja me dice que se siente que no es util cuando tenemos relaciones por no poder llegar dentro de ella, y me decepciona mucho, alguna solucion? desde ya muchas gracias.
Atte G.T.

Anonymous said...

Te doy la misma respuesta que he dado a las personas de arriba. Hay un tratamiento eficaz para el problema.

Anonymous said...

Mi novio tiene el problema de que en la mayorìa de las ocasiones que tenemos relaciones sexuales no eyacula aunque si hay exitaciòn, en contadas ocasiones si ha eyaculado intravaginalmente, se preocupa por satisfacerme y piensa que su pene es demasiado pequeño y no me satisface ademas cree que puedo serle infiel por esa situaciòn aunque yo le he dicho que eso no va a suceder porque me siento satisfecha con el, yo siento que tal vez soy yo la que no lo satisface o que tal vez extraña a su anterior pareja, que podemos hacer?

SAB said...

Busca un especialista de la línea que he indicado en los anteriores comentarios. Siempre es un problema de dos, pero hay que poner especial atención en tu pareja.

grandchamp said...

HOLA TENGO 29 AÑOS

TENGO UNA RELACION ESTABLE
RELACIONES DIARIO O AVECES 3 A 4 VESES X SEMANA YA INTENTE JUEGOS SEXUALES,ESTIMULACION ORAL Y MANUAL Y AUN ASI NO LOGRO PODER EYACULAR POR MI MISMO LO LOGRE 2 VESES SOLAMENTE Y DE HAY ALA FECHA YA NO MI PAREJA ES COMPRENSIVA Y ME TRATA DE AYUDAR PERO SOLAMENTE PUEDO EYACULAR MASTURBANDOME YO MISMO Y EN ESE MISMO MOMENTO PENETRARLA O BIEN EYACULAR EN SU BOCA Y ENTODO MOMENTO SIENTO PLACER PERO NO PUEDO EYACULAR SOLO HAGO PESAS TENGO BUENA CONDICION FISICA NO USO ESTEROIDES NI ANABOLICOS Y DE TANTO TIEMPO DE ERECCION SIENTO HASTA MOLESTIAS YA AL PENETRARLA POR TANTO TIEMPO LO MAXIMO QUE DURO SON 2 HORAS CON ELLA Y 3 YA CON ESTIMULACION ES ALGO FRUSTRANTE LA VERDAD ESPERO ME PUEDAN ORIENTAR MAS GRACIAS X SU ATENCION.

Egosum said...

Te doy los mismos consejos de arriba. Busca un especialista de esa línea.

bichito said...

Hola a todos, mi nombre es sebastian, hace unos momentos seque mis lagrimas al terminar de leer minucionasamente el articulo.
lo unico que les puedo de decir es que es todo verdad, tengo 27 años soy muy feliz con mi pareja estamos hace 2 años nos queremos mucho pero el tema de mi eyeculacion tardia trajo todo tipo de problemas a la relacion desde frustracion , irritabilidad , desidia , dolor todo y mucha depresion.
aun no puedo salir del asombro que este articulo me deja, mi situacion es tal cual la del muchacho de 27 años no tengo problemas de eyaculacion cuando me masturbo pero ninguna pareja me hecho eyacular nunca, la unica forma de lograrlo es con mucho esfuerzo y mucha velocidad por mi parte.
voy a provar la terapia con mi novia tenemos mucha comunicacion asi que vamos a intentarlo no se que mas decir....desde ya muchas gracias espero que esto cambie voy a poner lo de mi, por que quiero mucho a mi pareja y mas de una vez pense que era problema de que no sabia como tocarme o moverse y la culpe de que no tenia interes sexual en mi.
voy a reportar novedades en cada encuentro para ratificar si esto funciona
muchas gracias nuevamente

luy said...

Hola, tengo 29 años y estoy en pareja desde los 18, ella es mi primer amor y nos inicimos sexualmente juntos, el caso es que a ella siempre le dio mucho miedo quedar embarazada y por eso acordamos mutuamente que yo aguantaria el orgasmo y no eyacularia. Desde entonces nuestra relacion se basa en que ella tiene orgasmos pero yo no, no me molesta mucho porque puedo alcanzar el orgasmo por masturbacion (yo solo). No consigo eyacular cuando practicamos sexo oral ni tampoco cuando me estimula con sus manos o sus pechos. Mi pregunta es: ¿Llegara un punto en que no sea capaz de eyacular de ninguna otra manera o que me vuelva anorgasmico?, apreciaria su respuesta por favor por que es algo que me preocupa. Gracias

Egosum said...

Esa mala práctica coital te ha llevado a la eyaculación retardada o a su inhibición. Si no os tratáis difícilmente tendrás el orgasco con ella, pero volverte anorgásmico es menos probable. Pedid ayuda.